1/1/2024
15 minutos

Alternativas sostenibles en Marruecos

LO PRIMERO, ¿QUÉ ES EL TURISMO SOSTENIBLE?

Podemos resumir al turismo sostenible como aquel que tiene como principales objetivos:

• Respeto por la autenticidad sociocultural de comunidades anfitrionas

• Uso sostenible y conservación de recursos medioambientales y de la biodiversidad

• Actividades económicas viables generadoras de empleo y beneficio social local

Los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS), acordados en septiembre de 2015 por líderes mundiales, contemplan una serie de medidas globales necesarias para asegurar la prosperidad de la humanidad y la protección del planeta con miras al 2030.

Entre ellos, se destacan objetivos respecto al cambio climático, la erradicación de la pobreza, la igualdad de género, el saneamiento del agua, la energía limpia, la sostenibilidad de ciudades, la responsabilidad en el consumo, la protección de mares y océanos, la educación de calidad, entre otros grandes desafíos.

Para alcanzar estas metas, es necesaria la acción de gobiernos, entidades privadas, y de todos nosotros como sociedad.

El turismo es uno de los motores de desarrollo más importantes a nivel mundial. Es por ello que viajar más sosteniblemente, tener un comportamiento positivo y difundir buenas prácticas que generen conciencia en otros, es un objetivo con el que debemos comprometernos ¡todos los viajeros!

Conoce más sobre nuestra visión y compromiso en V de Viajeros respecto a la generación de conciencia ambiental en nuestra comunidad.

ACTIVIDADES SOSTENIBLES EN MARRUECOS 

Desierto de Merzouga, un imprescindible de Marruecos

El desierto de Merzouga es una joya reconocida a nivel mundial, se encuentra ubicado a 20 kilómetros de la frontera con Argelia. Experimentar las dunas del desierto del Sahara es una auténtica maravilla, y hacerlo con las poblaciones locales aún más.

Aquí veras algunas de las más hermosas puestas de sol, interminables dunas doradas de gran altura y hermosos paisajes estrellados por la noche, dado que la contaminación lumínica es nula.

Una buena forma de vivirlo es dormir algunas noches en las famosas haimas y compartir caminatas, comidas locales típicas y charlas con los pobladores nómadas locales, descendientes de bereberes, árabes y diferentes tribus del África subsahariana.

Desde ya el paseo en camello en el desierto es una de las actividades que más te ofrecerán, y como turistas la podemos evitar fácilmente, ya que se puede llegar a cualquier campamento del desierto en 4x4, no financies la explotación animal.

Es posible visitar aldeas, como el caso de Khambia, pueblo de la tribu bambara o gnawa, cuya música forma parte de su identidad y es ofrecida a los visitantes.

En el desierto de Merzouga es posible ver animales como lagartos, víboras, ratones o zorros.

¿Sabías que existen los baños de arena en el desierto? Algo así como baños termales, pero de arena caliente, para tratar enfermedades reumáticas y artríticas. Es de origen bereber y consiste en enterrar parcialmente a una persona en arena caliente durante 15 minutos con descansos y pausas de hidratación de té con hierbabuena. Si te animas...¡queremos que nos cuentes!

Las montañas del Atlas

Las montañas del Atlas son ideales para hacer largas caminatas y disfrutar de senderos con vistas alucinantes. Estas montañas son en gran parte responsables de la sequedad del desierto de Sahara, al separarlo y aislarlo de la humedad del Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico, y Marruecos cuenta con una gran extensión de su territorio atravesado por ellas. Se reconocen tres áreas: Alto Atlas, Atlas Medio y Pequeño Atlas.

Las excursiones al Alto Atlas ofrecen paisajes donde disfrutar de cascadas, cañones y gargantas.

Algunos puntos naturales muy destacados son la cascada de Ouzoud, la Garganta del Todra y el Valle del Dadés.

Desde el pueblo de Imlil, puedes realizar el ascenso al pico más alto de Marruecos y de todo África del Norte. Su altura es de 4.165 metros y se llama Toubkal.  Se encuentra en el Parque Nacional del mismo nombre y llegar a la cima puede significar de dos a tres días, según el ritmo. ¡Para los más aventureros y amantes del trekking!

Pueblos bereberes

La cultura bereber es muy rica, y está muy extendida por el Norte de África principalmente por la cadena montañosa del Atlas.

Algunos valles para encontrar estos pueblos donde podrás interactuar y conocer la vida de los locales son Oukaimeden, Ourika y Asni y algunos de los principales pueblos bereberes en Marruecos son Imlil, Ourzazate (conocida como la puerta del desierto), Demnate, Magdaz, Imilchil y Ait ben Haddou. En éste último, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se han filmado escenas de Gladiador y La Momia.

Junto con el desierto y ciudades emblemáticas como Fez y Marrakech, la de los pueblos bereberes es una de las excursiones más típicas en Marruecos, y se ofrecen desde prácticamente todas las grandes ciudades.

             

Saborear comidas típicas marroquíes

Marruecos tiene gran cantidad de comidas típicas, pero podemos destacar 3:

Té moruno o té marroquí

La cultura del té está muy extendida en Marruecos y se remonta a principios del siglo XIX.

Es una tradición muy popular y transversal a todos los estratos sociales como símbolo de amistad, hospitalidad y de cortesía.

Se dice que los bereberes del desierto hervían agua procedente de pozos de agua no potable y mejoraban su gusto con menta o hierbabuena, para luego mejorarse estas costumbres con las aportaciones de los europeos colonizadores.

El té tradicional marroquí es té verde con hojas de menta o hierbabuena.

Se suele tomar antes y después de las comidas y se vierte sobre vasos de vidrio desde altura para conseguir espuma. No se mezcla el azúcar con una cuchara sino que el agua va pasando a la tetera varias veces hasta conseguir mezclarlo.

Tiene propiedades antioxidantes además de contener minerales y vitaminas, lo que ayuda a mejorar funciones digestivas, antiinflamatorias, respiratorias, entre otras.

Los tés verdes más consumidos, sin embargo, son importados de China. Uno más suave, el de Gunpowder, que es el té verde más consumido del mundo pero muy fuerte en cafeína y el Chun Mee, de aromas más fuertes y ahumados.

Couscous marroquí

El couscous de verduras es un plato tradicional a base de sémola de trigo, caldo, cebolla caramelizada, ciruela y almendras. Muy popular en Marruecos y todo el mundo árabe, el couscous es un espectáculo de sabores, texturas, colores y aromas. Vale mucho la pena la opción vegetariana, pero se le puede agregar pollo o cordero.

Un festival de especias como pimienta, cúrcuma, canela, jengibre, comino, azafrán, perejil y cilantro, se mezclan con cacahuates, almendras y garbanzos.

¡Espectacular exponente de la gastronomía marroquí!

Tajines, cocina al vapor

El tajine es un estofado típico marroquí a la vez que el nombre del recipiente que lo contiene.

Es una olla de barro formada por un plato con forma cónica, que permite que se mantengan el calor y el vapor durante la cocción, ya que este último se condensa en la parte superior de la tapa y vuelve a caer al cocido.

Puede ser solo de verduras, o con opciones a base de pollo, ternera o cordero.

Participar en fiestas y celebraciones culturales locales

Muchas de las fiestas en Marruecos se rigen por el calendario religioso musulmán y el calendario lunar. Un gran ejemplo es el Ramadán, que se celebra en el noveno mes del calendario islámico. Su comienzo y fin los determina un comité de avistamiento de la luna en Arabia Saudí. Comienza el día después de que el comité divise la luna creciente, por tanto, las fechas varían todos los años, aunque suele darse entre los meses de marzo y abril.

Los meses más importantes son Enero (Año Nuevo), Marzo (nacimiento del profeta) y Octubre (día del sacrificio de Abraham, o fiesta del cordero)

Además, cuentan con varias celebraciones muy populares como el Festival de la Cereza, la fiesta de los almendros, el Moussem de las Rosas, el Festival de los Gnawa, el Moussem de Imilchil, el Moussem de la Miel o el de los Dátiles.

A las festividades de mayor relevancia en la cultura local se las denomina “Moussems”. Los moussems son las fiestas que se celebran en honor a un personaje histórico vinculado a la religión musulmana, un acontecimiento ligado al ciclo de las estaciones de productos naturales o tradiciones ancestrales vinculadas a una época del año.  

Aunque muchas de las festividades tienen un público local, los extranjeros son bienvenidos ya que aportan a la preservación de la propia cultura y a la generación de ingresos en las comunidades.

Aunque no hemos estado en ellas, seleccionamos algunas cuyas descripciones y actividades nos parecieron muy interesantes. Ya están anotadas para un próximo viaje a Marruecos ;). Así que si van antes que nosotros, ya nos contarán qué tal fue!

Moussem de Tan-Tan (Septiembre) en Tan-Tan

La cultura nómada del Sahara se reúne para celebrar con música, danza, un carnaval y actuaciones de artistas en una fiesta muy folclórica que se ha designado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO. En el pasado este evento tenía mayor informalidad y las tribus se organizaban para conocerse, arreglar matrimonios y hacer trueques de productos.

Moussem de la Rosa (Mayo) en Kelaa M`Gouna.  

Muchos bailes, música popular, un desfile de carrozas, degustaciones de productos locales y vestimentas típicas durante las semanas de floración de la rosa. En un evento que impregna las calles del característico aroma a rosa, se recolectan más de 4.000 toneladas y es también un puntapié para los negocios locales con productos de cosmética a base del cultivo de la flor.

 

Moussem de las Cerezas (Junio) en Sefrou

Este evento es también patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO y gira en torno al fruto de los cerezos. Durante varios días, desfilan carrozas y artistas con vestimentas típicas, además de la elección de su tradicional “Reina de las Cerezas” y los infaltables mercadillos de productos de la región

 

Moussem de los dátiles (Octubre) en Erfoud

El dátil, el fruto de la palmera datilera, es un alimento muy presente en la economía de Marruecos. En la zona del valle del Ziz, en Erfoud, se realizan en Octubre grandes degustaciones y venta en puestos callejeros en un ambiente festivo muy familiar.

 

Moussem de Moulay Idriss I (Agosto) en Meknes

Esta celebración es religiosa y una de las que más personas reúne cada año. A fines de Agosto, se produce una peregrinación de miles de personas al mausoleo de Moulay Idriss I, quien fue jefe de la primera dinastía árabe de Marruecos, nieto del profeta Mahoma y responsable de la islamización de los pueblos bereberes. Si bien es una actividad religiosa más reservada para fieles, vivir esta celebración de cerca es una experiencia que bien puede valerla pena.

 

Festival de Músicas Populares (Julio) en Agadir

Es el festival ideal para conocer la música de las regiones de todo el país, principalmente aquellas más populares como los Ahwash, los Rways, los Laabate y los Gnawas.

Estos últimos, los Gnawas, son de origen subsahariano (la África negra), tienen su propio Festival en Essaouira en el mes de Junio, y su música fue declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO.

Cultura marroquí por excelencia y regateo en la Medina de Fez

Fez es una de las ciudades más antiguas de Marruecos y la primera de las cuatro consideradas capitales imperiales junto con Marrakech, Rabat y Meknes.

Si bien todas ellas son muy recomendables, y en todas se vive la auténtica experiencia marroquí, destacamos la ciudad de Fez.

Aquí se encuentra la Medina Fez-el Bali, el área peatonal más grande del mundo, y en ella se respira la esencia de las más tradicionales costumbres locales. Es pionera del culto musulmán en el país, es por ello que con frecuencia se la menciona como la capital cultural y espiritual de Marruecos.

Atravesando la famosa puerta azul, Bab Bou Jeloud, te sumerges en el Marruecos más auténtico, con más de 9.000 callecitas laberínticas que desprenden los más variados aromas, colores y comidas y en el que los comerciantes y artesanos, muy hábiles, por cierto, intentarán mostrarte y venderte sus productos, y no te olvides, ¡que aquí se regatea todo!

Diferentes mezquitas se entremezclan con construcciones de adobe y ladrillo, junto con un característico color azul y muchos revestimientos en azulejos de producción local, los cuales dan cuenta de la gran calidad en su cerámica.

También recomendamos visitar la curtiembre de Chouwara, donde podrás ver el proceso que atraviesa el cuero. Este oficio apenas ha cambiado desde la edad media, y se transmite de padres a hijos. Se trabaja en condiciones muy duras, en contacto directo con químicos, bacterias, desechos animales. Prepárate porque el olor es muy fuerte. Es de los pocos sitios en el mundo donde podrás ver este oficio tan de cerca, ¡no te lo pierdas!

 

Si llegaste hasta aquí, queremos aprovechar y alentarte a reducir o evitar la utilización de plásticos de un solo uso, a priorizar el consumo en comercios locales, a gestionar tus propios residuos, a elegir medios de transporte más sostenibles, y a respetar las comunidades locales, y te recomendamos este artículo, donde te contamos las 10 acciones básicas para viajar más sosteniblemente.

ORGANIZA TU VIAJE

Estos son los beneficios que tenemos para ti

te puede interesar

Estamos escribiendo artículos para ti